Seguro que has visto el meme de “con estos precios vamos a tener que pedir un crédito al banco para llenar el depósito”. Y es que entre broma y broma la verdad asoma. Los precios están por las nubes y cada vez que llenamos el depósito de gasolina nos echamos a temblar.

Por eso, traemos algunos trucos que nos pueden ayudar a ahorrar. Si bien es cierto que un mismo depósito de combustible no ofrece siempre la misma autonomía, aquí te dejamos 7 claves para conseguir ese ahorro en gasolina.

 1.      Planifica bien tu viaje

El primero, sin lugar a duda, es planificar bien tu viaje. En este caso, no estamos hablando tanto de las paradas que vas a realizar, sino más bien por dónde vas a ir. Analiza cuál es la ruta más corta y con menos tráfico.

Ten en cuenta que alargar sólo 10 minutos un recorrido de una hora provoca un aumento del consumo de gasolina de hasta el 14%.

2.      Comprueba la presión de los neumáticos

Una parte importante no sólo para el combustible sino también para tu seguridad es la revisión de la presión de los neumáticos.

Si los neumáticos no tienen la presión recomendada por el fabricante y están algo deshinchados, consumirás mucha más gasolina.

Ten en cuenta las condiciones climatológicas, ya que con mucho frío el neumático necesita un poco más de presión.

Conducir usando neumáticos con una presión de 0,5 bares inferior a la correcta hace que el consumo aumente un 2% en áreas urbanas y un 4% en las interurbanas.

3.      Haz uso del aire acondicionado del coche y cierra las ventanillas

Seguro que te has preguntado alguna vez: “¿Cuándo debo usar el aire acondicionado?”

Pues bien, el aire acondicionado es uno de los sistemas no esenciales para el funcionamiento del coche que más energía consume, pues funciona gracias al motor. Cuanto más se quiera enfriar el ambiente, más energía y gasolina vas a gastar.

En la medida de lo posible, abre puertas y ventanillas para ventilar el coche y rebajar de forma natural la temperatura interior. Pero tan pronto veas que la temperatura se ha reducido un poco, sube las ventanillas y activa el aire acondicionado. Recuerda que debes poner el aire acondicionado sólo cinco centígrados menos que la temperatura exterior.

Respecto a las ventanillas, lo mejor es mantenerlas cerradas. A velocidades de carretera, con las ventanillas bajadas, el aire se mete en el coche, por lo que necesita más esfuerzo para mantener la velocidad y, por tanto, gasta más combustible.

4. Comparte coche para viajar o para ir a trabajar

Sin duda una de las mejores soluciones y que más se está utilizando es la de compartir coche. No sólo ahorras gasolina, también contribuyes al medio ambiente y hay múltiples opciones.

Si eres chica mayor de edad te recomendamos que pruebes la aplicación MissCar para realizar tus viajes de una ciudad a otra. Compartir coche con chicas va mucho más allá del ahorro en gasolina, conocerás nuevas amigas y ganarás en experiencias. 

5.      Conduce con las marchas más largas y en la menor revolución posible

Cómo conduces también te puede ayudar a gastar menos gasolina. Optimiza al máximo el cambio de marchas.

Sólo deberías conducir en primera durante 2 segundos, ya que se trata de la marcha de mayor consumo. Por lo demás, circula el mayor tiempo posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones.

Para hacer los cambios, puedes guiarte por el cuentarrevoluciones o guiarte por la velocidad.

En un coche de gasolina se puede pasar a la marcha superior entre 2.000 y 2.500 rpm; mientras que en un diésel se puede hacer desde tan sólo 1.500 rpm. En muchos coches, más de 2.000 rpm se considera ya altas revoluciones. Pero en la gran mayoría de los coches, es en cuarta, quinta y sexta cuando el motor consume menos combustible.

6.      Mantén una velocidad uniforme

Aquí juegan con ventaja los coches que tienen velocidad crucero, pero si no disponemos de ella no des todo por perdido. Lo único es que en carretera debes mantener una velocidad uniforme o estable. Para ello debes buscar una cierta fluidez en la circulación, evitando frenar, acelerar y cambiar de marcha si no es necesario.

Circulando a más de unos 20 km/h con una marcha insertada, si no pisas el acelerador el consumo de carburante es prácticamente nulo. Al ralentí, el coche consume entre 0,5 y 0,7 litros/hora.

7.      Apagar el motor si estás mucho tiempo parada

De nuevo, no solo ahorrarás gasolina, también contribuirás con el medio ambiente. Otra vez juegan con ventaja aquellos coches que tienen un sistema llamado Start/Stop que apaga el motor cuando está parado. En caso de no tener este sistema te aconsejamos que apagues el motor si prevés un parón largo.

El consumo de combustible mientras el motor se encuentra encendido y parado al mismo tiempo es de alrededor de 0,5 litros/hora.

Un motor en punto muerto y con el aire acondicionado desconectado durante 10 minutos ronda un consumo de de gasolina de 0,13 l/100 km.

Esperamos que os ayuden estos tips y cuéntanos si tienes alguno más que no hayamos incluido aquí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies